Que hay de tras de las cosas que nos rodean

Existen un sinfín de cosas a nuestro alrededor que muchas veces no imaginamos como fue que se descubrieron o se construyeron, por lo que en esta ocasión les hablare de una estructura que se encuentra en la mayoría de muestras casas, sin embargo como solo tenemos la oportunidad de verlo cuando inician la construcción es probable que de otra manera ni siquiera sepamos de que se trata.

El hormigón o concreto es un material compuesto por diversos materiales cemento, arena, grava y en ocasiones piedras,  en combinación con el agua se vuelve moldeable; esta mezcla se vierte sobre  una armadura elaborada habitualmente de varilla corrugada aunque también puede utilizarse otro tipo de material este depende de la construcción.

Su uso es muy común en todo tipo de construcciones domo en edificios, túneles, puentes, presas, caminos, etc.  Varios autores atribuye el hormigón a un personaje llamado Joseph-Louis Lambot  quien la historia dice que en el año de 1848 produjo el primer barco elaborado de este elemento, pasaron cerca de 13 años para que continuaran ideando la aplicación de dicha estructura en techos, bóvedas y paredes; pero fue hasta 1890 cuando tras varios estudios se lograron comprobar las propiedades del material por lo cual ocasiono un gran auge en Alemania debido a la seguridad en el uso del producto.

Es asi como en la actualidad la mayoría de las construcciones que están a nuestro alrededor cuentan con esta parte fundamental para su edificación.

Cada que caminemos por las calles de nuestro centro histórico, o simplemente por el lugar donde cada uno de nosotros habita observemos que esas casas, esos edificio majestuosos albergan en su interior una armadura con hormigón.

Viene a mi mente en este momento la majestuosidad del Palacio de Bellas Artes, emblemático porque en 1987 la UNESCO lo declaro monumento artístico.

En el lugar donde actualmente se asienta esta belleza anteriormente se encontraba el teatro nacional de México ya demolido y el objetivo fue reemplazarlo con esta construcción allá por el año de 1904, fue un arquitecto italiano quién diseño el edificio, ocurrieron durante su construcción un sinfín de sucesos que poco a poco retrasaron la entrega del monumento terminado y hasta aproximadamente 30 años después fue finalizada dicha obra.

Pero porque los lleve del hormigón hasta el palacio de bellas artes; buena pregunta; la respuesta es que cuando vemos finalizada una obra nunca pensamos en el gran esfuerzo  que mucha gente invirtió en su construcción mucho menos que materiales, estructuras, objetos, etc. Fueron necesarios para finalizarla, de ahí la importancia de observar siempre nuestro alrededor, ser como niños dispuestos a preguntar ¿porque esto?, ¿porque aquello?, ¿para que sirve esto? o ¿para qué sirve aquello? de esa manera podemos ignorar un poco menos y conocer un poco más.

Es así como el día de hoy les compartí dos conocimientos diferentes unidos uno con otro por su estructura. Visitemos lugares,  conozcamos su historia, no es necesario ir muy lejos para admirar la belleza que en nuestro país existe.

Un paseo por Coyoacán con un rico café disfrutando sus calles, o una vista a la torre latinoamericana, una rica cena en el restaurante Miralto en el WTC, observar el Palacio Nacional, una escapada a la Basílica de Guadalupe, el Templo mayor, El Castillo de Chapultepec con tanta historia, Ciudad Universitaria, el Estadio Azteca; en fin en unos minutos enliste tan solo un poco de lo tanto que el corazón del país posee.

 

FacebookTwitterGoogle+