El beneficio de un colchón memory foam para la termorregulación del cuerpo

Durante la noche, tu cuerpo utiliza sus propios mecanismos de calefacción y refrigeración para mantener su temperatura en un rango saludable.

Pero las sensaciones que vienen con esta “termorregulación” natural pueden hacer que sea difícil dormir tranquilamente.

Cuando la temperatura sube, tu cuerpo produce sudor que está destinado a enfriarse a medida que se evapora de tu piel.

Si el aire, el colchón, las mantas o el pijama lo mantienen demasiado caliente, es posible que se encuentre húmedo e incómodo.

Y si la habitación está demasiado húmeda, el sudor puede incluso no refrescarte, ya que el aire ya está saturado. Por otro lado, si las temperaturas se enfrían demasiado, esto producirá un escalofrío, en el que los músculos se contraen y se expanden rápidamente para producir calor.

Ambos procesos automáticos pueden suceder sin nuestro conocimiento consciente y tienden a llevarte a tener un sueño inquieto.

Entre los ajustes que puedes hacer para resolver este tipo de problemas en cuanto a la  termorregulación son: procurar que tu habitación se mantenga a unos 18o C de temperatura por la noche, que tus sábanas y pijamas sean de algodón y usar una cobija agradable.

Otra cosa que puedes hacer es tener un colchón de memory foam. Este tipo de colchón te ayudará, entre otras cosas a:

  • Brindar un mejor ajuste a tu cuerpo. Los colchones construidos de espuma de memoria moldean activamente tu cuerpo en respuesta al calor y a la presión, permitiendo que la superficie distribuya uniformemente el peso corporal cuando está ocupada y vuelva a su forma original una vez que se ha quitado la presión.
  • Brindar soporte de control de temperatura. Las camas de espuma de memoria se fabrican con un material sensible a la temperatura, lo que permite que el colchón se ajuste al calor del cuerpo y el peso, conforme aumenta la temperatura, el colchón se vuelve más suave proporcionando una buena noche de sueño. Además, la espuma de memoria es capaz de retener el calor, proporcionando más calor para mayor comodidad durante los meses fríos. A la inversa, si eres de sangre caliente, es posible que desees considerar un colchón de espuma de memoria con una característica de enfriamiento.
  • Brindar comodidad para aliviar el dolor. Un colchón de espuma de memoria proporciona beneficios para la salud al aliviar los dolores corporales, así como ayudar a tu cuerpo a recuperarse más rápidamente de las lesiones. Esto se logra por la capacidad del material para desplazar la presión de los puntos de dolor en tu cuerpo. Las áreas del dolor tienen una temperatura levemente más alta que el resto del cuerpo y la espuma de memoria detecta estas diferencias y moldea al cuerpo por consiguiente agregando o reduciendo la presión en el área.
  • Es amistosa con las alergia. Un colchón típico que se ha utilizado durante algunos años, contiene entre 100,000 y 10 millones de ácaros del polvo dentro. Los colchones de espuma de memoria, sin embargo, están compuestos de un maquillaje de espuma de poliuretano que está hecho de fibras que evitan que los ácaros del polvo que causan alergias se acumulen dentro del lecho. A diferencia de los colchones estándar, la composición espesa de la espuma de memoria evita la acumulación de alérgenos con el tiempo.
  • El colchón de memory foam proporciona resistencia a la transferencia del movimiento. La espuma de memoria absorbe el movimiento de la superficie para reducir las perturbaciones cuando un compañero se mueve en la cama. Esta es una buena noticia para aquellos que tienen socios que se mueven mucho durante su sueño pues los disturbios son mínimos.

Mientras que las necesidades y las preferencias del sueño varían de persona a persona, las camas con un colchón de espuma con memoria ofrecen una alternativa elegante a un colchón estándar.

Además de tener la capacidad de proporcionar el apoyo natural del dolor, el ayudar a regular tu termorregulación así como un ajuste moldeado específico a tu cuerpo.

FacebookTwitterGoogle+